Oporto

Una de nuestras pequeñas escapadas de este verano ha sido a la maravillosa ciudad de Oporto, todo un descubrimiento y una sorpresa. Una ciudad llena de encanto y ese toque tan especial.

¿Qué ver y hacer en Oporto?

Estuvimos solo tres días que exprimimos al máximo, si vais a hacer un viaje corto lo principal debe ser tener una buena organización y así aprovechar la escapada. Otro de los básicos, por lo menos para nosotros, son los Free Tour, te ayudan a tener una visión general de la ciudad y en algunos casos te descubren algún que otro rincón. En Oporto lo hicimos con la empresa FreeTour, casi tres horas pateándonos la ciudad sin parar (que con sus muchas cuestas y el calor que hacia tiene mérito), buen ritmo y buenas explicaciones. Pero al margen siempre es bueno llevar una idea de los imprescindibles y he aquí los nuestros.

  • Visitar la Catedral de Oporto (la Sé), obvio. Importante fijarse en su precioso claustro de azulejos y desde la explanada que se extiende frente a ella encontraras unas vistas únicas del casco histórico.
  • Piérdete por el Barrio Do Barredo, el más antiguo de la ciudad, sube y baja el laberinto de estrechas callejuelas y escalinatas.
  • La estación de San Bento, no os podéis perder el hall decorado (como todo en Oporto) con azulejos, tiene «un no sé qué, que qué se yo» que la hace única.
  • Hacer una excursión de medio día a Aveiro, conocido como la «Venecia portuguesa» por la red de canales de agua que atraviesa la ciudad. Eso si, os recomendamos ir en coche si tenéis opción para poder disfrutar de las peculiares playas de Costa Nova.
  • Aunque no seáis grandes fans de Harry Potter, os llamará la atención y querréis entrar en la librería Lello e Irmão. Luego veréis la fila y tal vez os eches para atrás, pero es una delicia.
  • Recorrer el Mercado del Bolhao, uno de los más emblemáticos de la ciudad. Su aspecto deteriorado te lleva a retroceder en el tiempo, sin embargo, es eso mismo lo que le aporta un encanto especial. En sus dos plantas encontrareis todo tipo de alimentos y de flores.
  • El Puente de Luis I, además de unir Oporto con la ciudad e Gaia, es un símbolo de la ciudad. El puente está construido en dos niveles, el superior (con más de 60 metros de altura) para el tranvía y el inferior para coches, aunque en ambos se puede cruzar a pie. Las vistas desde arriba son inmejorables y los atardeceres desde allí es una maravilla que no puedes dejar pasar.
  • Sabemos que es una turistada, si. El crucero de los seis puentes es una de las mayores atracciones de la ciudad, pero te ofrece una perspectiva única de Oporto y Vila Nova de Gaia desde el Duero. CONSEJO: no hagáis como nosotros y lo contratéis desde casa. Elegid allí, tenéis mayor oferta y mejores precios, en la mayoría incluye, por el mismo precio que encontrareis online, la visita a una bodega. Mea culpa, eso me pasa por ser demasiado organizada.
  • No nos alejamos del Duero y es que pasear por sus dos riberas es de las mejores cosas que puedes hacer en este viaje. No olvides, además, hacerlo al anochecer.
  • Y como no, ver su desembocadura desde los jardines del Palacio de Cristal. Paseos perfectos para desconectar entre gallos y vistas imprescindibles.
  • Para una buena sesión de compras, nada como dejarse caer por la Calle Santa Catarina, la calle peatonal más comercial de Oporto.
  • Y si seguimos recorriendo calles, imprescindibles son la Avenida de los Aliados con sus casas modernistas (no os perdáis la decoración del McDonalds) o la Plaza de la Libertad, la más famosa de la ciudad.
  • En cuanto a iglesias destacaría por un lado la impresionante fachada llena de azulejos de la Capela das Almas y el maravilloso interior barroso de Santa Clara.
  • Además, no perdáis la oportunidad de visitar el Teatro Nacional São João.
  • Y por último, que no menos importante, ni mucho menos, subir a la Torre de los Clérigos donde encontrareis las mejores vistas de Oporto.

¿Qué comer y donde comer en Oporto?

  • Probar las natas, unos dulces muy parecidos a los pasteles de Belém. Nosotros los probamos en Oporto Bakery, una pequeña pastelería que teníamos al lado del hostal. Perfecta para desayunar, croissants y napolitanas de muerte. Y además, super bien de precio.
  • Comer bifanas, panecillos rellenos de carne de cerdo (algo picante). Antes de ir nos recomendaron para ello el restaurante Conga. Mantenemos la recomendación. ¡INCREÍBLES!
  • No podéis visitar Oporto y no probar las francesinhas, pura bomba calórica todo hay que decirlo. 
  • También es recomendable comer en la ribera del Duero del lado de Vila Nova de Gaia, calidad/precio inmejorable.
  • Por otro lado, nos llamo la atención un pequeño local que estaba siempre a tope, la Confeitaria dos Clerigos Francesinha, decidimos comer ahí uno de los días que menos tiempo teníamos. Precios bajos y calidad aceptable.
  • Y como no, tengo que destacar, como hago en todos los viajes una heladería. Soy una autentica fanática de los helados, casi casi catadora profesional. En este caso, me quedo con Cremosi, helados artesanos de buen sabor y textura, sin excederse con el azúcar y una atención inmejorable.

Y a vosotros ¿qué es lo que más os gustó de Oporto?

¿Quieres un descuento en Booking para vuestra próxima estancia? Te dejamos nuestro código aquí.

Un comentario en “Oporto

  1. Ciudad con encanto de principio a fin, los consejos geniales para distribuir muy bien el tiempo mientras se disfruta de la ciudad, pronto espero seguir con otra ciudad, gracias por los consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.