Varsovia

La última parada de nuestro viaje por Polonia fue la capital, Varsovia. Habíamos oído de todo sobre Varsovia y la mayoría eran comentarios del tipo «no merece la pena», «es una ciudad nueva» o «no tiene historia». Lo siento por ellos pero la ciudad nos conquistó con sus contraste, su ambiente y su historia.

Dedicamos dos días a visitar la capital polaca y nos dejó con ganas de más (volveremos Varsovia, tenlo claro!). Fue una de las ciudades más castigadas por la II Guerra Mundial y al finalizar esta tuvieron que reconstruirla prácticamente entera, solo el 10% de la ciudad se salvo de la ruina.

¿Cómo ver Varsovia?

No dudes en empezar a visitar la capital de Polonia con estos completos tours gratis en español, que te llevarán a recorrer los mejores rincones que ver en Varsovia. Además conocerás la interesante historia de la ciudad y muchas de sus curiosidades.

¿Qué ver en Varsovia?

  • Stare Miasto

En nuestros viajes, como en los de muchos, lo que más hacemos es andar, andar y andar. Y no iba a ser menos. Uno de los imprescindibles de Varsovia es patearte la Ciudad vieja de arriba a abajo. El Stare Miasto (casco antiguo) quedó completamente devastado y tras la II Guerra Mundial fue reconstruido manteniendo el mismo aspecto que tenia antes.

Con la ayuda de dibujos consiguieron una perfecta reconstrucción que les condujo a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

  • Castillo Real

El Castillo Real de Varsovia fue residencia de la monarquía polaca desde que la capital se trasladó de Cracovia a Varsovia hasta 1795. Aquí fue donde se proclamó la Constitución del 3 de mayo en el año 1791, la primera constitución en el continente europeo y la segunda a nivel mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial, como os podéis imaginar, el Castillo Real fue destruido. Hoy en día es un monumento histórico que hace la función de museo.

  • Columna de Segismundo

Justo delante del Castillo Real encontramos la columna de Segismundo III, el responsable de trasladar la capital a Varsovia en 1596. Es el monumento civil más antiguo y alto de la ciudad.

La columna original se vino abajo durante la Segunda Guerra Mundial y sus restos se encuentran en el interior del Castillo Real.

  • Rynek Starego Miasta

El corazón de la Ciudad Vieja es sin duda la Rynek Starego Miasta. Fundada en los siglos XIII y XIV, es uno de los lugares con más ambiente y vida de Varsovia. En ella podréis encontrar uno de los símbolos de la ciudad, la sirenita.

  • Campana de bronce

En en centro de la pequeña Plaza de la Canonjía se encuentra una campana de bronce del año 1646. La campana nunca llegó a ser colgada en ninguna iglesia ni campanario.

La leyenda cuenta que si das 3 vueltas se cumple tu deseo. Si es complejo, ¡deberás dar las tres vuelta a la pata coja!

  • Catedral de San Juan

La Catedral de San Juan cuenta con una fachada muy distinta a lo que estamos acostumbrados a ver. Al ser reconstruido durante la época comunista se prefirió hacerlo con estilo más sobrio en vez de seguir el estilo original, gótico.

  • Barbacana

Varsovia, como Cracovia, estaba rodeada por una muralla medieval. Actualmente lo que recoge es el centro histórico y la Barbacana, una de las entradas a la ciudad, aun se puede visitar.

  • Monumento del pequeño insurgente

En uno de los laterales de la muralla medieval, en la calle Podwale, se encuentra el monumento al Pequeño Insurgente, en memoria a los niños soldado que fallecieron durante el Alzamiento de Varsovia en 1944.

  • La Tumba del soldado desconocido

Se trata de una tumba simbólica en memoria de todos los héroes anónimos que perdieron la vida combatiendo por la libertad de Polonia. En el monumentos, custodiado por dos guardias, se encuentran una serie de urnas que guardan tierra de cada campo de batalla en los que han perdido ciudadanos polacos durante el siglo XX. Digno de ver, es el cambio de la guardia de honor.

  • Gueto judío

El gueto judío de Varsovia fue, en su día, el más grande de toda Europa. Sin embargo, poco queda de él. En el podéis visitar restos del muro y los limites del gueto, el Monumento a los Héroes del Gueto o los cementerios judíos.

Las pocas casas del gueto judío que se mantuvieron en pie las encontrareis en la calle Prózna.

La Plaza Umschlagplatz fue el lugar elegido por los nazis, donde los judíos del gueto era reunidos para ser enviados a los campos de exterminio, principalmente a Auschwitz y Treblinka. Esta plaza alberga ahora el Monumento a los Trescientos, una pared de mármol blanco llena de nombres que conmemoran a las víctimas. Además, una piedra sepulcral con el dibujo de un bosque destrozado simboliza el exterminio de la población judía.

  • Monumento al Alzamiento de Varsovia

El Monumento al Alzamiento es otro de los imprescindibles de Varsovia. Construido en memoria a los miles de héroes del Alzamiento de Varsovia del 1944, la mayor rebelión civil contra la Alemania Nazi en la II Guerra Mundial.

El objetivo de este levantamiento era liberar Polonia antes de que llegará la Unión Soviética y aunque resistieron 63 días fueron finalmente superados por las tropas alemanas. El resultado fueron 250.000 victimas civiles y el 85% de la ciudad destruida.

Toda esta historia está recogida en el Museo de la Insurrección de Varsovia.

  • Calle Krakowskie Przedmieście

Es, sin duda, una de las calles más famosas de Varsovia. Forma parte de la Ruta Real que comunicaba el castillo con los palacios de verano. Además, alberga  edificios importantes como el Palacio Presidencial, la Universidad de Varsovia, la Iglesia de Santa Ana o el Palacio Potocki.

  • Parque Łazienki

El Parque Real Lazienki se compone de tres jardines, el Jardín Real, el Jardín de Belvedere y el Jardín Modernista, siendo uno de los conjuntos de parques y palacios más grandes de Europa.

Entre fuentes y palacetes, destaca la residencia real de verano, el Palacio en la Isla, rodeado por un  lago, además del Teatro de la Isla y el Palacio Myslewicki.

  • Palacio de la Cultura y de la Ciencia

Es uno de los edificios más emblemáticos de Varsovia gracias a sus impresionantes dimensiones: 237 metros de altura. ¿Sabias que este edificio fue un regalo de Stalin al pueblo polaco, durante la ocupación rusa? Tras la liberación estuvieron a un tris de derribarlo.

En la planta 30 (tiene 44) encontrareis una terraza en la que disfrutar de una espectaculares vistas de la ciudad.

¿Dónde comer en Varsovia?

  • Como sabéis, y si no os lo contamos aquí, uno de los platos típicos de la gastronomía polaca son los pierogis (como una empanadilla/ravioli relleno) y a nosotros ¡nos encantaron! En Varsovia los comimos en el Restaurante Zapiecek.
  • Otro de los sitios donde cenamos en Varsovia (repetimos dos noches) es un restaurante de comida polaca y checa, U Szejka, que nos habían recomendado ¡y no defraudo! Además la atención fue inmejorable.
  • Si sois dulceros es imprescindible ir a Cukiernia Pawłowicz, una pastelería polaca especializada en donuts y berlinas, con gran variedad de sabores y tamaños.
  • Y ya para rematar, probamos los helados de Nice Cream Factory. Nada comparables con los Lodys de Cracovia ni en sabor ni en precio, pero a su favor diremos que te los hacen en el momento, con los ingredientes que tu elijas ¡más naturales imposible!

¿Dónde dormir en Varsovia?

Nosotros como solo estuvimos dos noches elegimos en Patchwork Warsaw Hostel, por precio y ubicación, esta al lado del Palacio de cultura, donde llegan los buses de otras ciudades y donde se coge el bus que te lleva al aeropuerto. El hostel no está mal (pese a la moqueta), hay muy buen ambiente (por la noche se escucha «bastante» la calle) y dispone de habitación privada, si te pasa como a nosotros y lo de compartir no acaba de ir contigo.

¿Quieres un descuento en Booking para vuestra próxima estancia? Te dejamos nuestro código aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.