Valle Sagrado de los Incas

Seguro que habéis oído hablar del Valle Sagrado de los Incas. Este valle, ubicado en los Andes peruanos, fue muy importante para los incas dadas sus cualidades tanto geográficas como climáticas. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación en 2006 y está formado por numerosos monumentos arqueológicos y pueblos nativos. Pero, ¿qué le hacía tan especial? Pues bien, los rincones que alberga el Valle Sagrado fueron las principales fuentes de producción debido a la riqueza de la tierra. Así que, si vas a estar en Cuzco unos días, debes aprovechar para visitar la zona. Existen multitud de excursiones para conocerlo en un día.

¿Qué ver en El Valle Sagrado?

Nosotros contratamos una de la excursiones que seguro os ofrecerán en la Plaza de Armas de Cuzco. Os aconsejamos que, además de comprarlo allí, regateéis el precio (como en casi todo en un viaje a Perú). Si podéis creo que es mejor verlo sin grupos y poder deleitarse el tiempo que cada uno quiera y donde quiera, ya que nosotros fuimos con prisas para ver todo. Os contamos nuestro recorrido:

  • Cooperativa Textil

La primera parada de nuestra ruta por el Valle Sagrado fue una cooperativa textil donde nos enseñaron como tejen a mano todas sus prendas. La mayoría de estas son fabricadas con lana de Alpaca y en función de su corte tienen un precio u otro. Babi Alpaca es la lana del primer corte, por lo que es mucho más suave y bastante más cara.

Lo que más nos llamó la atención fue la forma de teñir las lanas usando diferentes tipos de plantas, semillas e incluso insectos.

  • Chinchero

Fue el primer pueblo que visitamos, pueblo con todas las calles empedradas y con grandes cuestas (ay! las agujetas en las piernas). Llegamos hasta una gran plaza donde se alberga un mercado tradicional los domingos, de los pocos que quedan en Perú.

Este pueblo, de paso obligatorio en el camino a Machupicchu, formó parte de un complejo religioso, político, administrativo y militar. Su joya arqueológica es el Palacio de Tupac Yupanqui (hijo de Pachachutec). Cuentan que el palacio fue quemado con la llegada de los españoles, o más concretamente con la alarma de su llegada, para intentar que no llegaran a Ollantaytambo por falta de provisiones.

Sobre sus cimientos se construyó la Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat, Patrimonio Cultural de la Nación, y de la que destaca su altar mayor, tallado en pan de oro, y sus pinturas tanto exteriores como interiores. Su torre, además de estar apartada, cuenta con una pequeña capilla para incas que habían abrazado la religión católica.

  • Moray

Moray es un conjunto de andenes concéntricos como avanzados sistemas para desarrollar cultivos. Que no te extrañe si al principio no ves nada, sigue andando que la construcción está hacia abajo.

Este sistema de terrazas tenía una función de laboratorio agrícola para experimentar con el comportamiento de los cultivos y adaptar aquellos que no pertenecían originalmente al clima andino y no se podían reproducir a 3500 metros sobre el nivel del mar.

El sistema más grande está formado por doce niveles, eso quiere decir que puede haber hasta 40 metros de altura entre la terraza más alta y la más baja. Esto conlleva que la diferencia de temperatura también sea considerable, dicen que por cada nivel que se desciende la temperatura puede aumentar hasta 3ºC, echad cuentas…Estos microclimas les permitieron producir mas de 200 especies diferentes de maíz y patatas.

  • Las Salinas de Maras

Muy cerca de Moray se encuentra Maras, que aunque hicimos una paradita para comprar sal, lo que realmente interesa son las Salinas que se encuentran a unos 10km del pueblo.

Cuando estas llegando nada te hace pensar lo que te vas a encontrar, ya que es una zona aparentemente seca. Pero llegado el momento aparecen un gran manto blanco que cambia por completo la fotografía del lugar.

En la parte alta de las salinas hay un arroyo de agua con alto contenido en sal que se canaliza a las diferentes terrazas. Al quedarse estancada, el sol hace que se evapore el agua y solo quede la sal para ser recogida.

Cuando nosotros fuimos se podía bajar y pasear entre las más de 300 piscinas, pero desde el 15 junio de 2019 está prohibido que turistas nacionales e internacionales puedan recorrerlas. La visita finaliza en el mirador desde el que podrás deleitarte con todas las fotos que quieras.

  • Ollantaytambo

Otra obra maestra de la arquitectura inca es Ollantaytambo. Construido sobre dos montañas se ubica en un lugar estratégico dominando todo el valle. Formó parte de un complejo militar, religioso, administrativo y agrícola. Es la única ciudad inca que se conserva prácticamente intacta y cuyas casas aún siguen habitadas.

¡Preparaos para la subida! 250 empinados escalones que tendréis que subir para llegar a ver los grandes bloques de piedra de 6 toneladas que forman el Templo del Sol. Eso si, una paradita tendréis que hacer pero ¡Oye! merece la pena.

  • Pisac

Conocido por albergar los restos arqueológicos incas del mismo nombre, Pisac es el punto más alto que visitareis del Valle Sagrado. Cuenta con una localización privilegiada, ya que se encuentra en lo alto de una colina proporcionando unas vistas del valle sagrado ÚNICAS.

El yacimiento cuenta con la disposición típica de una ciudad inca. Esta es, varios núcleos formados por casas y templos de piedra labrada rodeados por terrenos para cultivar. Llama la atención como aprovecharon la pendiente de la montaña usando el sistema de andenes, que aun sigue en activo.

Además, en Pisac también se encuentra el mayor cementerio inca y el mas antiguo de Sudamérica, aunque no se puede visitar. A día de hoy parecen solo agujeros en la montaña ya que éstas fueron saqueadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.