Qué ver en Cusco

Si estás pensando ir a Perú, seguro que Cusco está en tu itinerario y es que el corazón del imperio inca merece una visita. Pero ¿qué ver en Cusco? Es una ciudad llena de historia, cultura y arquitectura es, sin duda, ¡un lugar imperdible en Perú!

¿Qué ver en Cusco?

Cusco, conocida como la capital histórica de Perú, es la antigua capital del imperio Inca. También conocida como Cuzco o Qosqo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Como tenemos costumbre, buscamos un free tour, aunque nos pareció demasiado «comercial» y sin demasiadas explicaciones, por lo que nos os lo recomendamos. Existen City Tour también, pero nosotros optamos por conocerla a nuestro aire y guía en mano.

También existen una tarjeta turística con la que entrar a los museos y sitios arqueológicos más importantes que ver en Cusco y sus alrededores. Nosotros no la cogimos al final porque pensamos que no nos merecía la pena, aunque sí lo estuvimos mirando.

Plaza de Armas

La plaza es el corazón de Cusco, y en ella destacan la iglesia de la Compañía de Jesús y la Basílica Catedral de Cusco.

Catedral de Cusco

Construida entre los siglos XVI y XVII, tardaron más de 100 años en acabarla, y su estilo es una mezcla de barroco, gótico tardío y plateresco.

La visita, que cuesta 25 soles, incluye la basílica de la Virgen de la Asunción, los templos de la Sagrada Familia y del Triunfo.

Iglesia de La Compañía de Jesús

Construida en el antiguo palacio de Huayna Cápac en la Plaza de Armas, es uno de las grandes muestras de la arquitectura barroca andina e influenció en el desarrollo de dicho estilo en el sur de los Andes.

Barrio de San Blas

Si quieres disfrutar del barrio de San Blas, tendrás que subir cuestas empedradas y empinadas, pero es un lugar de paso obligatorio ¡es el barrio de moda! Es peatonal y lleno de casas coloniales, callejones y tiendas únicas.

Qorikancha y el Convento de Santo Domingo

Qorikancha, es otro de los imprescindibles que ver en Cusco. También conocido como el Templo dorado porque sus paredes están cubiertas de oro y piedras preciosas, era el templo en el que se adoraba al sol y se cree que era el centro de la ciudad durante el imperio inca.

Los conquistadores españoles saquearon el templo y construyeron el convento de Santo Domingo. En 1650 se vio afectado por un terremoto que no causó daños en el antiguo templo inca ¿casualidad o venganza de los dioses?

Mercado de San Pedro

Es el mercado más grande de la ciudad y uno de los más antiguos, fue inaugurado en 1925. Es uno de los lugares más variados y exóticos en cuanto a comidas y productos locales. Encontrareis carnes, verduras y artesanía que crean un llamativo juego de colores. ¡Y es uno de los mejores sitios para comer en Cusco y super barato!

Piedra de los 12 ángulos

Esta famosa piedra, que encontrareis en una pared del palacio arzobispal, es Patrimonio Cultural de Perú, y es que tiene 12 ángulos perfectos. aunque carece de simetrías en sus uniones. Complicado, ¿no?

Iglesia de La Merced

También conocido como la Basílica Menor de La Merced, se encuentra en la Plaza de Armas y cuenta con magníficos altares barrocos en sus naves laterales y de estilo neoclásico en el altar mayor.

Debido a los terremotos sufridos en la ciudad, el Templo tuvo que ser reconstruido y restaurado en varias ocasiones.

Iglesia de San Pedro

Otra de las iglesias que ver en Cusco es la iglesia de San Pedro fue construida sobre los restos del Hospital de los Naturales, tras el terremoto de 1650 el hospital se trasladó y se construyó el templo. Fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación en 1972.

Cristo Blanco

Tal y como su nombre indica, es un Cristo enorme y blanco, abriendo sus brazos, como protegiendo la ciudad. Atención se puede subir en bus o andando, pero preparaos para subir y subir escaleras.

No es un sitio muy turístico, pero creemos que es uno de los sitios que merece la pena ver en Cusco principalmente por la panorámica que tienes desde ahí.

Saqsaywaman

A las afueras de la ciudad, muy cerquita del Cristo Blanco, encontrareis Sacsayhuamán, y, aunque está en lo más alto, puedes llegar andando.

Esta antigua fortaleza está considerada como la mayor obra arquitectónica de los incas, construida entre los siglos XV y XVI y destruida por los conquistadores para rehusar sus piedras. Si no te dan los días y vas a ver tanto Machu Pichhu como el Valle Sagrado es algo que puedes saltarte de la lista de sitios que ver en Cusco.

Valle Sagrado

El Valle Sagrado de los Incas se encuentra en el valle del río Urubamba y acoge a pequeños pueblos coloniales donde encontrareis monumentos arqueológicos y pueblos indígenas. Es una de las excursiones más típicas de Cusco y por eso os hablamos en profundidad de ella en este post.

Machu Pichhu

Todo sobre la Maravilla del mundo Inca la encontrarás en el post de Machu Pichhu.

Hubo dos excursiones que no nos dio tiempo a hacer, la primera fue visitar Tambomachay y la que más rabia nos dio fue la montaña de los 7 colores que teníamos programada, pero nos dijeron que se pasaba tan mal por el mal de altura (yo venía de unos días con problemillas intestinales, no sabemos muy bien la razón: si fue por comida, mal de altura o un jarabe que me hizo «demasiado efecto») y nos echamos finalmente atrás por temor a volver a ponerme mala.

Consejo viajero: Nosotros viajamos en agosto, mientras hay sol en Cusco se estaba de maravilla (a pesar de que era invierno), incluso en manga corta. Eso sí, cuando oscurece bajan las temperaturas mucho y hacía un bastante frío… La solución para estos cambios bruscos de temperatura: capas y capas de ropa.

¿Dónde comer en Cusco?

Como ya os hemos contado en post anteriores, la gastronomía de Perú es deliciosa.

  • No hay muchos turistas que coman en el Mercado de San Pedro pero a nosotros nos gusta probar la comida local y este mercado estaba lleno de cuzqueños. Nos gustó tanto que comimos dos días en el puesto 843: arroz chaufa con milanesa (6 soles – 1,6€ aprox.) y lomo saltado con palta (7 soles – 1,80 aprox.). Te lo hacen en el momento y delante tuyo ¡más casero, rico y barato es difícil! Además, en la sección de zumos puedes disfrutar del mejor postre, pero ¡cuidado! si pasas a marujear te llaman las 30 mujeres de los puestos abanicando la carta, nosotros nos sentimos bastante atosigados y acabamos eligiendo el puesto que menos caso nos hizo. Me declare adicta al jugo de naranja y zanahoria (sobre todo pedirles que no os echen agua ni hielos).
  • La comida callejera es otra de las delicias de Perú, no os podéis ir sin probar los anticuchos que están ricos, ricos. Pensareis ¿qué será esa guarrada? Mejor no saberlo, pero es como un pincho moruno, pero de corazón. También comimos de sesos y, si eres aprensivo, los tradicionales de pollo están riquísimos igualmente.
  • Los sándwiches son también muy populares aquí y para probarlos optamos por PanKracio, cerquita de la Plaza de Armas. Una sandwichera peruana muy acogedora, riquísima y con buenos precios.
  • Y como no, ya sabéis lo heladeros que somos, buscamos un buen sitio donde degustarlos: Qucharitas. Y no, ¡no nos defraudo! fuimos todos los días y los camareros hasta nos conocían. Helados caseros (te los hacían en el momento) y gofres de infarto. ¡100% recomendable!

Consejo viajero:No te vayas de Cusco sin probar su cerveza por excelencia, la Cusqueña, suave y rica.

¿Dónde dormir en Cusco?

Haber elegido el Inka Hallpa para alojarnos en Cusco, fue una de las mejores elecciones del viaje. Al margen del precio y la limpieza, que eran de lo mejorcito, la atención fue insuperable.

Además, cuentan con un patio interior con muchísimo encanto en el que se desayuna…y se desayuna de verdad ¡que desayuno!

Soroche o mal de altura en Cusco

Cusco está a 3.399 metros sobre el nivel del mar y sufrir mal de altura es más que una posibilidad. Te notaras más cansado y a veces te faltará el aire subiendo cuestas o escaleras, o incluso puedes tener la cabeza cargada o indigestión. A nosotros nos recomendaron que el primer día nos lo tomáramos con calma y paseáramos. Así lo hicimos y la verdad es que nos fue bien. Que no os extrañe si tenéis más sueño de lo habitual y dormir lo que necesitéis.

En casi todos los alojamientos que estuvimos en Perú disponían de hojas de coca para cuando lo necesitarás. Con ellas podías hacerte una infusión, que no estaba mal, o masticarlo que estaba bastante malo. Nosotros, además, compramos bolsitas de mate de coca, que aún tenemos y seguimos bebiendo, y caramelos que estaban asquerosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.