Qué ver en Praga

Siempre había escuchado que Praga es una de las ciudades más bonitas de Europa y, no me preguntéis porqué desde pequeña tenía ganas de conocerla ¿y qué mejor fecha que en Navidad? Tal vez, cuando no anochezca a las 4 de la tarde ni haga un frío que pela, cierto, pero eso es lo de menos.
Praga es, junto con Viena y Budapest, una de las capitales por las que discurre el famosísimo Danubio. ¿Será la que más te guste a ti? Si ánimo de condicionar a nadie y pesé a que hay muchas cosas que hacer y ver en Praga, y es una ciudad preciosa…yo me sigo quedando con Budapest.

¿Cómo conocer Praga?

También conocida como la ciudad de las 100 torres, Praga es una de las ciudades que tienes que visitar, por lo menos, una vez en la vida. Y de la mano de un Free Tour mucho mejor ¿no? Hay un montón de empresas con las que hacerlos y distintas modalidades. Estas son las que nosotros hicimos:

  • Free Tour de Praga con Unity Tours. Con este Free Tour conoceréis los puntos más importantes de la ciudad y especialmente su casco antiguo o Staré Město.
  • Free Tour «Praga Contemporánea» con PRG Tours con el que os adentrareis en el periodo de la ocupación nazi y el régimen comunista. También lo tenéis con 3BTours que, la verdad, el guía nos gustó bastante más.
  • Free Tour del Castillo y Mala Strana con 3BTours, con el que descubriréis la Praga del lado oeste del río Moldava.
  • Tour al Campo de concentración de Terezin con Unity Tours

¿Qué ver en Praga?

Su casco histórico, o más conocido como Staré Město, es extraordinario. De ahí que sea Patrimonio de la Humanidad. ¡Os dejamos los imprescindibles si visitas Praga!

Plaza de la Ciudad Vieja

Sin duda es la niña bonita de Praga. En ella encontrareis multitud de cosas que ver, entre ellos el Reloj Astronómico, uno de los más famosos del mundo en la que todas las horas en punto (de 9.00 a 21.00) podréis ver desfilar a los 12 apóstoles junto a 4 figuras: el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte. Lo encontrareis en el Antiguo Ayuntamiento, del que desde su torre podréis disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

Por supuesto, os llamará la atención el Templo de Tyn cuyas 2 torres de 80 metros de altura sobresalen de las casas de la plaza ¡es imposible no verlo!

También podréis ver el Monumento a Jan Hus y la Iglesia de San Nicolás (la joya barroca de la ciudad).

Stare Mesto

Camina todo lo que puedas (y más) y piérdete por las calles de la Ciudad Vieja de Praga, descubre sus plazas y torres medievales, enamórate de las fachadas… Entre todas las maravillas que encontrarás destacamos la Torre de la Pólvora, de estilo gótico y construida en el siglo XV, fue una de las puertas de entrada de la gran muralla que rodeaba la ciudad.

Puente de Carlos

El puente más bonito que vas a ver en Praga, comunica el Stare Mesto (ciudad vieja) con Mala Strana (ciudad pequeña), ¡es imprescindible visitarlo! Cuenta con 30 estatuas de las que destaca la de San Juan Nepomuceno, santo patrón de Bohemia, situada justo en el lugar en el que se dice que fue lanzado al agua por orden del rey.

Barrio Judío

El Barrio Judío lo encontrareis en la zona vieja de la ciudad, por detrás de la iglesia de San Nicolas. Recibió el nombre de Josefov en honor a José II, el primer gobernador que impulso la integración de los judíos en el día a día de la ciudad.

Aunque no conserva el encanto de antaño, cuenta con importantes puntos de interés entre los que destacan el cementerio y las 6 sinagogas (Alta, Klausen, Vieja-Nueva, Maisel, Pinkas y Española).

  • Para comer comida típica nos recomendaron ir a Kozlova U Paukerta y, dejando al lado que el restaurante es chulísimo, comimos de maravilla, a buen precio y con una gran cerveza.
  • Si ya os habéis cansado de la comida checa os recomendamos la Pizzería Corto y Joy Burguer.
  • Al haber ido en Navidad aprovechamos para comer también en los puestos de los mercadillos ¡me encanta la comida callejera!
  • No te puedes ir de Praga (sería imperdonable hacerlo) sin probar los trdelnik, unos rollitos dulces que están de muerte ¡y si los mojas en chocolate más!
  • Y no os olvidéis de entra en calor con un vaso de vino caliente (svařák en checo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.