Qué ver en Toulouse

Toulouse es una de las ciudades más importantes del sur de Francia, capital de Occitania y tercera ciudad más turística del país. Es una de las principales ciudades universitarias del país, de ahí el ambiente por sus calles y bares, te sorprenderá ver las terrazas con gente (para ser Francia). Pero sus atractivos no quedan ahí, hay muchas cosas que ver en Toulouse.

Para nosotros fue la segunda parada (tras ver Pau) en nuestra ruta por el sur de Francia en coche. Estuvimos poco más de un día, suficiente para ver Toulouse sin pausa pero sin prisa.

Es la única ciudad francesa cuyo sobrenombre hace referencia a un color ¿has oido hablar de la ciudad rosa? Viene del color de las fachadas de las casas, pero no te creas que está en todas partes. Se encuentra principalmente en fachadas de templos, palacios y edificios vecinales. Y ¿por qué rosa? Esto se debe a que en la época de los romanos se construye con ladrillo en vez de piedras, era más sencillo y barato.

El rosa comparte protagonismo con el azul pastel de algunas puertas y contraventanas, la mezcla de colores es ❤️.

Visitar Toulouse es pasear por el casco histórico y perfecta para hacerlo a pie o incluso en bicicleta. Una forma distinta de descubrir que ver en Toulouse ¿Te animas?

Qué ver en Toulouse en un día

Plaza del Capitolio

Es la plaza principal de Toulouse, donde tienen lugar los mercados, por ejemplo. El centro de la plaza lo corona una gran cruz de Occitania rodeada por algunos de los edificios más bonitos que ver en Toulouse. Entre ellos destaca el Capitole, donde se ubica el Ayuntamiento y el Teatro Nacional, construido en 1190 aunque tal y como lo vemos ahora es el resultado de una restauración en 1750.

En su interior podemos admirar salas con frescos, murales y esculturas de diferentes artistas franceses, como la Salle des Illustres (Sala de los Ilustres) . Merece mucho la pena visitarlo, además es gratis así que no tienes excusa. A la espalda del Capitolio encontramos el Donjon, una antigua torre medieval dónde se encontraban las mazmorras y hoy acoge la Oficina de Turismo.

 

Basílica de San Sernín

Los restos de un antiguo convento son hoy una de las zonas más populares entre los universitarios de Toulouse, la plaza de San Sernín. En ella, se encuentra el monumento histórico más importante de la ciudad, la Basílica de San Sernín.

Cuando entres te llamará la atención sus dimensiones ¡y no es para menos! Es el templo románico más grande de Europa. Su cabecera, con sus cinco capillas distribuidas entorno al ábside te dejará atónito.

Fue construida a finales del siglo XI para recoger los restos de San Sernín, patrón de Toulouse. Es patrimonio de la Unesco y está construida en ladrillo en vez de piedra, algo poco habitual.

Desde fuera lo que destaca es su gran torre de 64 metros de altura, típica de la arquitectura tolosana y la conocida Puerta Miegeville.

Forma parte del Camino de Santiago francés y su entrada es gratuita. Aunque para acceder al deambulatorio y la cripta hay que pagar entrada de 2,50€.

Horario de la Basílica de San Sernín:

    • Junio a septiembre 8.30 -19.00
    • Octubre a mayo 15.00 a 18.00

La calle del Toro une la Basílica de San Sernín con la plaza del Capitolio, pasea por ella y echale un vistazo a la iglesia del mismo nombre.

 

Catedral de St. Etienne

La Catedral de St. Etienne es peculiar como poco, su origen es desconocido aunque los primero datos que se han encontrado son de 1071. Lo más característico de este templo es que está compuesto por elementos de distintos estilos debido a que fue construido durante varios siglos.

Como curiosidad, en la Plaza que lleva el mismo nombre encontrareis la fuente más antigua de la ciudad.

 

Convento de los Jacobinos

Este convento fundado en 1215 fue residencia de los dominicos hasta el inicio de la Revolución Francesa y a día de hoy es un museo. Aunque por fuera parezca una fortaleza es una de la joyas góticas del sur de Francia.

En su interior sus altísimas columnas te sorprenderán pero en él destaca la bóveda con una columna de 28 metros de alto y 22 nervaduras conocida como la Palmera. Su altar esta situado en un lateral (raro no?) y en él se encuentran los restos de Santo Tomás de Aquino.

La entrada al convento es gratuita, pero una vez estas ahí no debes irte sin visitar su precioso claustro aunque en esta ocasión conlleva el pago de una entrada. No te olvides el carnet joven si lo tienes ¡entrarás gratis!

 

Palacete de Assézat

Uno de los ejemplos del patrimonio cultural que tiene Toulouse y que no te puedes perder, es el Palacete de Assézat. Obra maestra del Renacimiento en Toulouse construida en 1557. El precioso patio interior se puede visitar libremente.

 

Plaza e Iglesia de Nuestra Señora de la Dorada

En una de las orillas del rio Garona se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Dorada cuyo origen es del siglo VI, aunque por la fachada no lo aparente ya que es del siglo XIX.

Su interior hubo un día que estaba recubierto de oro, de ahí el nombre que recibe pero lo que hoy destaca es la imagen de una Virgen Negra.

Junto a ella se encuentra la plaza de la Dorada, popular porque en ella se celebra el Festival Tangopostal. Cada mes de julio el tango se convierte en el gran protagonista de Toulouse.

Canal du Midi

Construido en 1681 por mandato de Luis XIV, esta gran obra de ingeniería fue clave para el comercio del vino y el grano durante siglos.

Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1996, el Canal du Midi une Toulouse con el Mediterráneo en 241 kilómetros que hoy son navegados principalmente por ocio. ¿Te animas a hacer alguna ruta en barco?

Rio Garona

El Rio Garona diría que es el dueño y señor de la ciudad, la atraviesa por lo que quieras, o no, es un imprescindible de Toulouse. Un planazo es disfrutar del atardecer en uno de sus muelles, mi preferido el Quai Lucien Lombard desde el que se obtienen unas preciosas vistas. Y si no puedes ver el atardecer tomate una cerveza allí o móntate tu picnic. No serás el único y merece muchísimo la pena.

 

Ciudad del Espacio

Si tienes más de 1 o 2 días para ver Toulouse te recomendamos visitar la Ciudad del Espacio, sobre todo si vas acompañado de peques.

Nosotros personalmente no lo conocemos pero los que conocemos que han estado han vuelto encantados.

Dónde comer en Toulouse

Comer bien y barato en Toulouse no es tarea fácil, no te vamos a engañar. Ni en Toulouse ni en Francia en general, aunque siempre hay restaurantes de gran variedad de tipologías y por ello, para todos los bolsillos.

Si ya nos conocéis sabéis que somos fans de las hamburguesas y en esta ocasión cenamos en Burger à la Une, una hamburguesería de Toulouse muy céntrica. Cosas a su favor: el horario (cierra más tarde de lo habitual para ser Francia), por el precio (cuenta con menús que rondan los 15€ con patatas y bebida) y personal muy amable que te ayuda en todo lo que necesite. ¿Qué si están buenas? ¡Están riquísimas!

A la hora de comer, nosotros tuvimos un pequeño problema y es que no nos acostumbramos en todo el viaje a las horas de comida francesas e incluso algún día nos tocó improvisar y nos salvaron las panaderías.

En Toulouse nos pillo un poco el toro y cuando quisimos comer la variedad no era destacable. Habíamos pasado varias veces por delante y siempre estaba lleno así que nos animamos a comer en Restaurant Chez nous les Libanais. Un restaurante libanés con una muy buena relación calidad/precio y unas cantidades que dejas la boca abierta.

Dónde dormir en Toulouse

Como solo íbamos a pasar una noche y aparcar en el centro no es cosa sencilla decidimos alojarnos a las afueras en el Ibis Budget Toulouse Cité de l’Espace. Su principal ventaja es la facilidad para aparcar ya que cuenta con parking gratuito pero no esperes mucho más de él. Tiene lo imprescindible, limpio pero muy sin más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.